EL MUNDO ¿NO? VA A CAMBIAR

A no ser que algún manitas de una galaxia muy, muy lejana haya inventado la estrella de la muerte (otra vez), y que casualmente estemos en la zona de prácticas de tiro, va a ser muy difícil hacer desaparecer este pedrusco que lleva flotando en el mismo rincón del universo desde hace millones de años entre meteoritos, tormentas solares, agujeros negros, Thanos y otras lindezas cósmicas.

Pero de lo que no hay prácticamente ninguna duda es de que a un plazo mucho más corto de lo que nos gustaría a esta tierra nuestra,  como diría un político de antaño,  no la va a conocer ni la madre que la parió (el padre, Caos, en este caso, si hacemos caso a los clásicos).

Su evolución natural, acrecentada o alterada por un cambio climático jaleado por la supina estupidez del ser humano así, a bulto, como especie, van a provocar que las próximas generaciones, qué digo, la próxima generación misma, no conozca una estabilidad y una continuidad como la que los cuarencincuentones de hoy en día hemos conocido respecto a la de nuestros padres, sociopolíticamente hablando, y respecto a la última gran glaciación en términos geológicos.

El calentamiento global que está acabando con la biodiversidad del planeta, el deshielo de los polos que provocará no solo la subida del nivel del mar, sino el cambio en las corrientes marinas que regulan el clima, la desaparición del permafrost, que, para acabar de arreglarlo, puede llegar a arrojar a la atmósfera los billones de toneladas de CO2 que aprisiona, por no hablar de los virus, bacterias y otros bichejos que nunca conocieron un mono evolucionado como nosotros y pueden tener curiosidad por saber si somos comestibles, todo ello aumentado exponencialmente por la contaminación, la sobrexplotación, la superpoblación y todos los superlativos que se nos ocurran, nos llevan a un cambio radical que habrá que saber gestionar, pues al igual que el programa televisivo, o nos deja más guapos o acabamos con tres narices y dos tetas en la frente.

Como dirán aquellos a los que la deriva actual les conviene para seguir medrando a costa del mal ajeno, la humanidad ya ha conocido otras convulsiones sociopolíticas (muchas) y otros cambios geológicos y climáticos (pocos, pero de narices, que se lo digan a los dinosaurios, o a los que se la tuvieron que ver con la última glaciación).

La diferencia es que cuando ocurrió el último de dichos cambios la punta de nuestra tecnología era de sílex, y cuando las revoluciones, políticas o económicas, conquistas, independencias, expansiones imperialistas etc…, incluso las más recientes, los medios de los que disponíamos para entregarnos a nuestro deporte favorito, darnos cera unos a otros, solo alcanzaba para acabar con unos cientos, miles, cientos de miles, o, tristemente, en el peor de los casos, algunos millones a la vez.

Ahora, sin embargo, disponemos de la tecnología y los conocimientos necesarios, si no para evitar ese cambio, por lo menos para asumirlo y adaptarnos a sus consecuencias de modo que nos afecte lo menos posible y que la transición al nuevo estado de cosas no sea traumática, pero, al mismo tiempo, tenemos los medios para enviar a la porra a la mayor parte de la población mundial, si no toda ella.

Por eso, para lograr sobrevivir debemos dejar de hacer el borrico, que es básicamente lo que hemos venido haciendo desde que nos bajamos de los árboles. Aunque empiezo a pensar que a Darwin se le pegaron dos páginas de la enciclopedia y, en lugar del mono, donde los haya, descendemos de los lemmings, cuyas características principales son su comportamiento agresivo, su reproducción descontrolada incluso en perjuicio de su propia supervivencia, y su instinto de avanzar aborregados y ciegamente en una dirección sin mirar a donde van y sin importarles si eso los lleva a su destrucción (¿les suena?). Vamos, que les damos una coca-cola a cada uno y son igualitos que nosotros.

Y es que esa tecnología capaz de amortiguarnos el salto es la misma cuya utilización miope e interesada es parte del problema y, si seguimos así, puede agravarlo y acabar por dejar a la tierra como una bola parda más colgada en el cosmos de la que hasta los tartígrados desearán emigrar.

Señores, por primera vez desde que nuestra tatatatatatarabuela la ameba empezó a realizar sus funciones vitales, tenemos la capacidad de decidir el próximo paso en la evolución del mundo, de nuestra propia evolución, aunque ello tenga más peligro que dejar que un grupo de elefantes juegue al futbol con un jarrón Ming y, vistos nuestros antecedentes, tengamos las mismas posibilidades de sobrevivir que el pobre trasto.

¿Decidiremos nosotros el final del partido o nos quedaremos en la grada comiendo palomitas esperando que otros lo jueguen por nosotros?

Y LAS CUCARACHAS HEREDARÁN LA TIERRA…

Nunca he sido  yo lo que se dice un activista medioambiental. Tampoco un negacionista, ni un observador indiferente ante el destrozo que nuestra “avanzada” civilización le está haciendo al planeta sobre el que la totalidad de la raza humana (menos los astronautas de la MIR) y quizá algún que otro E.T. asentamos nuestras reales.

No, aunque consciente de la ceporrez intrínseca de los comportamientos individuales y colectivos que causaban dicho daño, y capaz desde luego de asumir y prever las catastróficas consecuencias de las mismas, entraba sin mucha honra en la nómina de ilusos que confiaba en que nuestros insignes líderes, y sobre todo los insignes líderes de los demás porque, no nos engañemos, los nuestros son como son, conseguirían enderezar el rumbo de este Titanic sobre el que orbitamos a la espera de que un meteorito por fin haga carambola.

Pero hemos llegado a un punto en que cada vez soy más consciente de que el lema de estos jerifaltes, y principalmente y sobre todo, por encima, por debajo, y alrededor de ellos, de quienes realmente tendrían la capacidad de modificar la situación, es decir, los poderes fácticos y económicos que rigen nuestros destinos, es fundamentalmente aquel de “ande yo caliente (y calientes van a estar, como esto siga así), y ríase la gente”.

Par andar caliente entiéndase generar riqueza, pero no una riqueza de aquella que puede revertir en beneficio de todos, sino la opulencia superflua y aparente de las clases hiperdominantes, del champán a 6.000 euros la botella amontonándose en las playas privadas mientras en otra parte del planeta hay millones de personas que solo pueden beber al día un buchito de barro con larvas, y eso cuando llueve.

Y entre los dos extremos nosotros, que no podemos lanzar la primera piedra contra nadie pues pocos, poquísimos en esta nuestra sociedad occidental estamos dispuestos a renunciar a determinadas comodidades y pequeños lujos que nos han convencido que necesitamos, y que realmente lo único que hacen es mover el molino de otros.

Motu proprio o inducidos por los que se benefician de ello, nos hemos acostumbrado a los móviles, los automóviles, los productos plásticos, el consumo sin mesura, muchas veces por diversión, sin pensar en las consecuencias que ello tiene en las finitas reservas de materias primas del planeta, en las emisiones tóxicas de destruyen ecosistemas y en las térmicas que directamente destruyen el clima en la atmósfera.

Cuando malgastamos y derrochamos madera o papel no pensamos en la deforestación o la contaminación de los ríos, cuando abusamos de los plásticos no pensamos en los millones de toneladas de basura que lentamente se acumulan en el mar en forma de auténticos continentes, causando estragos en la fauna, cuando usamos el coche hasta para dormir al bebé no pensamos en las sequías, la subida del nivel del mar o el deshielo de los glaciares. Total, eso pasa muuuuuy lejos, y dentro de cien años todos calvos.

Vivimos como si esto fueran unas vacaciones en la playa y nos pasáramos el día haciendo hoyos a la verita del mar, cuando lo que estamos haciendo es cavar nuestra propia tumba.

Y es que, en lugar de esperar a que los zánganos de las dietas y las corbatas, esos que se arraciman en una cumbre climática tras otra entre comilonas, hoteles de lujo, fastos y conversaciones huecas que siempre terminan en nada, esperando a repetir la operación unos meses más tarde, todo a ello a nuestra costa, claro, lo que realmente ha de salvar la situación es nuestra propia actitud.

Tomar conciencia medioambiental, reducir nuestra huella de carbono, pesar y sopesar las repercusiones ad futuram de nuestras acciones tanto individuales como en rebaño, ha de dejar de ser una actitud de hippies, veganos y perroflauticos, para convertirse en la tabla de salvación de la humanidad.

Porque no nos engañemos, señores, lo que está en peligro con esta dejadez ecológica, este ya veremos qué pasa, este encastillamiento moral, no son las selvas y los bosques, no son los ríos y los mares, no los glaciares, ni las ballenas, ni las avutardas bizcas del Peloponeso.

No, lo que aquí nos jugamos, aunque suene a título de blockbuster, es ni más ni menos que la extinción de la raza humana.

Y no es que a mí me importe mucho así, a bulto, pero andan por ahí dos o tres personitas a las que no me gustaría ver en el futuro como extras de “Mad Max” o de “El día de mañana”, y mucho menos de “Waterworld”, con lo malísima que es.

Personalmente durante algún tiempo abracé con entusiasmo  las tesis de Malthus así como solución definitiva en la línea de aniquilación colectiva a modo de sangría depuradora de nuestra madre Gea, pero siendo realista he de reconocer que hay otras formas.

A nivel cotidiano, hemos de modificar nuestros hábitos para procurar que, aunque seamos incapaces de renunciar a nuestro estilo de vida, su incidencia en nuestro medio ambiente sea el mínimo posible.

A mayor escala, hemos de alzar nuestras voces para evitar que las producción salvaje, el comercio desapasionado y el empecinamiento de aquellos que a propósito o porque su primo de Sevilla les ha dicho que eso es un bulo, como nuestro querido mariano, niegan la evidencia de que nos dirigimos hacia una perdición segura que llegará tarde o temprano, sigan fomentando esta deriva mortal.

El fomento de un uso máximo de las energías renovables, el control del origen y el uso de materias primas, la correcta gestión de acuíferos y corrientes de agua, la limitación de emisiones contaminantes ha de pasar de ser una utopía ecológica a la nueva filosofía imperante a nivel global.

De lo contrario las cucarachas, bichos adaptativos donde los haya, heredarán la tierra. Aunque a lo mejor eso no es algo tan malo…