PAN CON PAN

Uno es sensible y se le abren las carnes cada vez que ve el anuncio aquel de la televisión en el que una madre en carestía le da para merendar a su hija dos rebanadas de pan, diciéndole que es un bocadillo mágico y que puede imaginar que está relleno de lo que quiera, para que la fértil y famélica imaginación infantil le lleve a creer que efectivamente está comiendo algo riquísimo.

Esta escena, que puede chocar a muchos jovenzuelos pero que a los que rondamos la cuarentena nos recuerda situaciones que vimos de demasiado cerca en nuestra infancia, antes de que nos llevaran a vivir a una Jauja de cartón-piedra, y que por desgracia vuelven a ser demasiado comunes en nuestros días, puede equipararse a lo que están haciendo con nosotros nuestros queridos gobernantes estas últimas semanas.

Los que un día se burlaron de aquella ingenuidad de los brotes verdes, ahora nos quieren hacer creer que vivimos en el bosque de Sherwood, nos bombardean anunciándonos que el fregado en el que nos metieron aquellos que desarrollaron a ultranza sus ideas de ultraliberalismo, que, dicho sea de paso, solo les gusta cuando se llenan los bolsillos, porque cuando vienen mal dadas se vuelven los más intervencionistas del mundo, que la crisis, dicen, se acabó en este país de sagitario, que de todas partes del mundo nos tiran los millones a la cabeza, que está entrando el dinero a espuertas, que la economía se recupera, que llueve bebida y nieva comida, como dirían los hobbits, que los adoquines son de pan y vuelven a correr los ríos de leche y miel.

Y así, a lo mejor, a fuerza de decírnoslo, nos lo creemos, y seguimos comiendo pan con pan, como los tontos, aguantándoles a ellos y todo lo que nos echan encima y pensando que es maravilloso.

Y lo peor de todo es que quizá sea cierto, que nuestra deriva ya no es tan mala, que vuelven los recursos, que la fortuna vuelve a sonreír, pero dicha sonrisa está reservada a unos pocos que aprovechando la situación para hundir al común de los ciudadanos y elevarse pisoteando sus cabezas para que no puedan volver a levantarse, se encuentran ahora solos en lo alto del montón para apropiarse de ese maná.

Porque mientras se sigan estrangulando los recursos destinados a educación, sanidad, investigación y desarrollo, asistencia social etc… y sin embargo se siga malgastando el dinero a espuertas en fastos, sueldos, sobresueldos y veleidades y el tiempo en discusiones baladíes; mientras los bancos pregonen y multipliquen sus beneficios y sin embargo sigan desarrollando una gestión mefistofélica y cada vez den menos a cambio de más; mientras algunos hagan ostentación de una riqueza indecentemente adquirida y sin embargo cada vez más gente no solo pasa hambre sino que se le priva el acceso a aquellos productos y servicios que podrían mejorar su situación actual y garantizar su futuro y el de sus hijos, condenándolos a engordar una nueva casta de intocables; mientras se usen las leyes para consolidar un ideario e instaurar un nuevo thermidor y sin embargo se sigan atando las manos y levantando las faldas de la Justicia para que los “magnates mangantes” escapen entre sus piernas, no podré dejar de tener la sensación de que nos están mintiendo o, al menos de que nos están robando el relleno del bocadillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s